La primera infancia es el periodo que va desde que el niño nace hasta que cumple 8 años de edad, así lo establece la UNESCO.

El desarrollo y la formación de una personas son claves durante estos primeros años de vida. Las experiencias que se les proporcionen a los niños y las niñas en estos primeros años son fundamentales para el desarrollo cognitivo, emocional y social, es un periodo propicio para potenciar las capacitaciones, descubrir las posibilidades de su mente y su cuerpo, construir su identidad y adquirir las habilidades que les permitan convivir con otros.

Los niños que, en su primera infancia, reciben la atención y los cuidados necesarios, disponen de más probabilidades de crecer en buena forma, enfermarse menos y desarrollar sus aptitudes y habilidades vinculadas al lenguaje, el razonamiento y los vínculos sociales.