En Fundación DEHVI trabajamos con un modelo propio de atención inspirado en la experiencia educativa Reggio Emilia, Italia.

Donde nos basamos en principios como la imagen del niño y la niña, como personas fuertes y capaces, activas en su proceso de aprendizaje, y el ambiente como un tercer maestro, el aprendizaje es basado en proyectos y se despliega la creatividad y el interés por la investigación.

La observación, la escucha y la documentación son elementos fundamentales y las familias y la comunidad son nuestros socios en este proceso.

Contribuimos a que los niños y niñas se conviertan en seres seguros de sí mismos, que asuman riesgos, que sean innovadores, autónomos y espontáneos en la manera de apropiarse del conocimiento.

Los niños y niñas son constructores de su propio aprendizaje y el docente es facilitador, una guía y un observador, además la familia tiene una participación activa en la enseñanza y aprendizaje de sus hijos e hijas.